“El proyecto de ley de movilidad sustentable llega en un buen momento”
03/03/2021
ayelenportaluppi@portalmovilidad.com
Tras las declaraciones del presidente de la Nación Alberto Fernández en torno a los proyectos de ley de movilidad sustentable, incentivos a la fabricación de vehículos eléctricos y baterías de litio y contacto con el sector automotriz para atraer inversiones de más de 5 mil millones de dólares, llegaron las repercusiones.

Una de las industrias del ecosistema automotriz es la autopartista y en contacto con Portal Movilidad Juan Cantarella, gerente general de la Asociación de Fábricas Argentinas de Componentes (AFAC), se muestra optimista sobre los avances y novedades que se dieron a conocer.

“La ley llega en buen momento, aunque va a requerir un período de discusión para que los actores nos pongamos de acuerdo”, sostiene.

Y agrega: “Esto es una política de Estado que va más allá del sector automotriz, es una política medioambiental, de educación, salud, industrial y energética. Son implicancias lo suficientemente relevantes como para que tengan un consenso, tanto en lo empresarial y gremial, como en el arco político”.

En general, y como en muchos aspectos en torno a la movilidad eléctrica, lo que se solicita son medidas para que el Estado dé un marco de certidumbre que atraiga las inversiones.

“Esta transición de combustión a eléctrica a nivel industrial acá no empezó, tiene que llegar cuanto antes. A nivel mundial la tendencia es muy clara, aunque hay países poco desarrollados que los vehículos de combustión interna continuaran un tiempo más por lo que vamos a tener que producir ambas cosas”, refiere Cantarella.

Asimismo, explica: “El que marca el ritmo de producción es la terminal, no depende del autopartismo comenzar con la reconversión industrial. Responde a las decisiones que tomen los fabricantes, en el momento en que opten por vehículos eléctricos o híbridos los proveedores se adaptarán”.

En este sentido, marca desafíos a corto, mediano y largo plazo del sector automotriz que estarán influenciados por las decisiones que se tomen en estos tiempos. El principal eje a destacar es la necesidad de generar competitividad.

“Debe pensarse desde un punto de vista integral. La presión impositiva es una de las mas altas del mundo y más perjudiciales, como ingresos brutos que genera un efecto cascada en la cadena de producción o las tasas municipales”, afirma.

En ese orden suma que la producción que se logre exportar no debe pagar retenciones.

El segundo punto es la inversión en infraestructura que determina cuáles serán los costos de la logística y esto es un eje fundamental en la exportación.

La tercera pata es la laboral. “Necesitamos convenios que sean más modernos, acordes a lo que pasa en el resto del mundo. La mayoría del autopartismo está enmarcado dentro del convenio de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) y ese es de 1975”, menciona el representante de la asociación que nuclea a los fabricantes de la industria de autopartes.

El cuarto pilar son las inversiones, “el ultimo nivel que es lo que da competitividad”. Al respecto, confirma: “Trabajamos con la cadena de valor desde hace dos años para incentivar las inversiones en nuevas capacidades productivas”.

Cabe recordar que en vista de estas necesidades el Gobierno nacional trabaja en dos proyectos de ley, uno para la cadena de valor del sector automotriz con medidas para el corto plazo y otro que se da en paralelo, con foco en el largo plazo, para la radicación de nuevas tecnologías como la movilidad eléctrica.

Usuario
Contraseña
 
abril
2021
DLMMJVS
    
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30